A veces, nos sentimos tristes sólo porque no ha salido el sol, o simplemente porque notamos que la vida pasa tan deprisa que nos preguntamos ¿todo lo que hicimos ayer nos sirve para hoy ? ¿Y lo de hoy nos sirve para el mañana?

¿Que piensas realmente cuando te levantas por las mañanas?

¿Realmente crees que cumpliendo todas tus obligaciones vas a ser más feliz y con ello más feliz a tus seres queridos?

El alma sabe llorar aunque tus labios digan lo contrario, pero esta acción sólo te conducirá a la tristeza que solo reina en tu interior.

Existe la felicidad, sólo tienes que querer, desearla, salir de la maldita zona de confort, piensa en positivo y verás lo invisible, tocarás lo intangible y bailarás lo imbailable.